¿Alguna vez has intentado pulir los faros del coche de forma casera? Estamos seguros de que has escuchado, más de una vez, el mito de la pasta de dientes o el milagro de la Coca-Cola para hacer este trabajo. Pero, ¿es realmente efectivo o puede desgastar y dañar los faros y convertirse en el peor tratamiento? Mediante este artículo explicaremos cómo pulir los faros del coche de forma casera.  

Normalmente no nos damos cuenta de lo importante que es tener los faros del coche en un estado óptimo, ya que además de proporcionarnos visibilidad en la carretera, permite que otros conductores conozcan nuestra posición y nuestros movimientos, ayudando a evitar posibles accidentes.

Por tanto, el primer punto que debes saber para mantener los faros del coche en buen estado es cuándo hay que pulir los faros del coche, es decir, cuándo están dañados y por qué. La pérdida de transparencia en el cristal de los faros suele ser el principal problema, además de las grietas o roturas del cristal. Este problema puede ser causado por dos motivos principales: 

El tiempo 

El paso del tiempo y la exposición prolongada al sol afecta a los faros del coche, ya que están hechos de un material llamado policarbonato y la exposición excesiva a la luz solar hace que la superficie exterior se queme. 

Bombillas 

Otro de los motivos de este problema es el uso de una bombilla con una potencia superior a la recomendada. En este caso, se produce corrosión en el interior del policarbonato, que se quema y blanquea, y esto también reduce la eficacia de los faros

Pasos para pulir los faros del coche de forma casera

Llegamos al momento que estábamos esperando, es decir, conocer cómo pulir los faros del coche de forma casera

Kit casero de reparación 

Si no quieres gastarte mucho dinero tienes la posibilidad de pulir los faros del coche de forma casera. Los materiales que necesitas son: 

  • Cinta de carrocero
  • Lijas de grano de 400, 1.000 y 2.000
  • Taladradora
  • Discos de lana
  • Trapo que no se deshaga ni deje restos
  • Pulimento líquido
  • Agua

Vayamos ahora a la práctica:  

  • Limpieza de los faros: Con un trapo y agua con jabón vamos a pulir los faros del coche de forma casera, eliminando residuos de insectos, aceites y otros restos que pueda tener. Es importante que los detergentes que utilicemos (agua y jabón en este caso) sean incoloros para no dejar marcas en el policarbonato.
  • Lijado de los faros: Antes de comenzar con el proceso de lijado, debemos proteger el resto de la carrocería aplicando algún tipo de cinta de carrocero para evitar que se rayen los faros. Dicho esto tomaremos una lija 400 y comenzaremos a mojar el faro con la lija haciendo forma de círculos. A continuación haremos lo mismo con la lija 1000 y finalmente la lija 2000. Por último, pasaremos los dedos por el faro en busca de durezas y si la encuentras, volveremos a usar la lija hasta que quede el faro quede completamente liso. En este paso es necesario utilizar una botella de agua para rociar  tanto la lija como los faros para así evitar rayones y grietas. 
  • Limpiamos con agua: Volvemos a limpiar los faros, esta vez solo con agua y los secamos perfectamente. Veremos como el policarbonato queda con un tinte blanco.
  • Pulimento: Ahora es el momento de aplicar el pulimento. Se distribuye uniformemente por toda la superficie del faro en una capa fina, y se pasa un disco de lana unido a un taladro. Este proceso se puede repetir varias veces hasta que el policarbonato sea completamente transparente.
  • El toque final: quitamos el disco de lana y ponemos una placa nueva completamente limpia y así damos el toque final.  

Y hasta aquí todo el proceso para pulir los faros del coche de forma casera. En Piezas Coche siempre te damos los mejores consejos para cuidar cada detalle de tu coche. Contacta con nosotros a través de Instagram