A la hora de comprar un coche, por supuesto, comprar un coche de segunda mano es una opción a tener en cuenta. El mercado de coches de segunda mano es grande y atractivo, pero antes de tomar una decisión, evalúa las ventajas e inconvenientes de comprar un coche de segunda mano o comprar uno nuevo. Todo esto te lo contamos en el artículo. 

Ventajas de comprar un coche de segunda mano

  • Precio de compra más bajo
  • Menor depreciación del coche
  • Obtener más información sobre la fiabilidad
  • Seguro más barato 
  • Proceso de compra más rápido

Un coche de segunda mano siempre costará menos que un coche similar pero nuevo. Esta es la ventaja que más valoran la mayoría de las personas que se decantan por comprar un coche de segunda mano. Ahora bien, existen otras ventajas de comprar un coche de segunda mano, como que, con el paso del tiempo, la depreciación del coche disminuirá. Así que tanto por la primera como por la segunda ventaja, de antemano, el coche costará mucho menos. 

Sumado a lo anterior, cabe señalar que un coche de segunda mano en comparación con uno nuevo, y especialmente si es un modelo nuevo, ha tenido más viajes y más usuarios. Por eso tendremos más información sobre la fiabilidad de los sistemas mecánicos o electrónicos, y podremos averiguar qué fallos son los más habituales.

En cuanto al precio, también hay que tener en cuenta la ventaja de que tendrás un seguro más barato. Y por último, debemos saber que, por regla general, comprar un coche de segunda mano siempre será más rápido que comprar uno nuevo ya que no tienes que esperar a que llegue el modelo de tu elección al concesionario y hacer el papeleo,  en este caso puedes firmar el papeleo y obtener el coche de segunda mano al instante. 

Inconvenientes

  • Posibles averías o defectos ocultos
  • Garantía más corta y menos cobertura garantizada
  • Tecnología antigua
  • No se puede configurar nada en el coche
  • Fiscalidad en la compra del coche 

Antes se han mencionado algunas ventajas de comprar un coche de segunda mano pero comprar un coche de segunda mano también tiene inconvenientes a tener en cuenta, como que el coche pueda tener averías y defectos ocultos. Por supuesto, esto supondrá un coste para nosotros, además del coste de compra del coche. Por lo que existe desconfianza a la hora de realizar una compra, porque no sabes si creerás todo lo que te dice el vendedor o simplemente quiere vender el coche lo más rápido posible al mejor precio. Este inconveniente puede revertirse si compras el coche a un concesionario profesional, aunque sea más caro y menos rentable.

También es importante considerar que al comprar un coche de segunda mano tendremos garantía, eso sí, pero con una duración más corta y también con menos cobertura que una garantía de marca al comprar un coche nuevo. Aunque esto depende de a quién se lo compremos, si es un vendedor particular o un profesional. Si compramos un coche usado a un particular, no tendrá garantía directa, pero si se lo compramos a un concesionario profesional, el coche tendrá garantía, aunque no sea tan completa como con el coche nuevo.

Además de los inconvenientes anteriores, en cuanto a la compra de coches de segunda mano, también hay que recordar que cuentan con tecnologías obsoletas, en cuanto a seguridad, mecánica y sistemas multimedia. Por lo que no podrás configurar los colores, por ejemplo, ni el resto de opciones disponibles en un coche nuevo. Por otro lado, si trabajas por cuenta propia o para una empresa, también debes tener en cuenta que los gastos fiscales pueden variar ampliamente. Esto debería interesarte, por ejemplo, si tienes la intención de desgravar el IVA. 

¿Te hemos ayudado a sacarte de dudas sobre si comprar un coche de segunda mano o uno nuevo? 

En  nuestra página web seguiremos publicando artículos así de interesantes. 

¡Estaremos encantados de asesorarte! Contacta con nosotros a través de Instagram